Cómo adelgazar comiendo

 

DreamsAvenue agradece a Mari Carmen Grisolía su atención y dedicación para con nosotros. Amablemente ha atendido nuestra petición y aquí traemos la entrevista. Esperamos que sea del agrado del lector.

 

1.- Para quien todavía no te conozca, ¿Quién es Maricarmen Grisolía?.

Soy Coach Nutricional especializada en la pérdida de peso. Mi profesión inicial fue de Química. Era además profesora universitaria en Venezuela (mi país de origen) donde también hice una licenciatura en Educación. Luego me vine a Francia a completar mi doctorado en Fisicoquímica Teórica, y estuve 4 años trabajando como investigadora postdoctoral en el área de Nanoquímica. Durante esos años descubrí una pasión desmedida por la nutrición, al yo misma comenzar a investigar cómo los alimentos afectan nuestro organismo y lograr adelgazar luego de más de 15 años de intentos fallidos con cualquier cantidad de dietas y métodos. Hoy día me encuentro en 2do año de la carrera de dietética en Francia, y me dedico a ayudar a las personas a perder peso mejorando su forma de comer y sus hábitos de estilo de vida.

2.- En tu libro ‘El ABC para adelgazar’, das unas pautas para bajar peso, pero comiendo. ¿Podrías ampliar esto?.

En efecto, este manual lo creé para poder ofrecer a las personas que llegaban a mi blog una especie de resumen práctico con los puntos más importantes que he descubierto durante mis años de estudios de nutrición. La idea es que puedan tener, de inmediato, una serie de pautas sencillas que puedan comenzar a implementar para mejorar su salud eligiendo mejores opciones de distintos tipos de alimentos, y tomando en cuenta otros factores de estilo de vida que también influyen sobre cómo nuestro cuerpo gestiona los niveles de grasa corporal. El manual incluye algunas explicaciones sencillas sobre lo que nos aportan los distintos tipos de alimentos, porque considero que para lograr cambiar nuestra forma de comer es imprescindible que podamos aprender que los alimentos son mucho más que solo “calorías”, y que tienen efectos sobre nuestros niveles hormonales, nuestro estado de salud en general y, como consecuencia, sobre nuestra capacidad de eliminar la grasa almacenada.

3.- Mucha gente cree que adelgazar es no comer grasas, ¿están en lo correcto?

No. Esta creencia (muy común) viene del hecho de pensar que los alimentos nos aportan únicamente calorías, y que si engordamos es simplemente porque “ingerimos más calorías de las que quemamos”. Es una teoría que tiene sentido, pero que hoy en día se sabe que no es efectiva para solucionar el problema del sobrepeso. ¿Por qué? Porque el funcionamiento de nuestro cuerpo no es ni de lejos tan simple como una suma y resta de calorías. Entonces, las personas que aún creen en el balance calórico estiman que al dejar las grasas por fuera podrán adelgazar porque los alimentos con grasas son los que aportan la mayor cantidad de calorías. La forma obvia de disminuir la ingesta calórica sería entonces dejar de comer grasas. El problema es que las grasas son uno de los nutrientes indispensables para nuestro cuerpo y, de hecho, ¡son necesarias para poder quemar las grasas almacenadas! Para que nuestro metabolismo funcione correctamente se requieren ciertas hormonas que se fabrican a partir de ácidos grasos, aportados por alimentos ricos en grasas en la alimentación. No necesitamos dejar de comer grasas para adelgazar. Al contrario, necesitamos comer suficientes alimentos ricos en los tipos de grasas que son más saludables y que ayudarán a generar un ambiente hormonal óptimo para la quema de las grasas almacenadas.

4.- ¿Qué le dirías a alguien con sobrepeso que se acaba de apuntar al gimnasio?.

Primero que nada ¡felicitaciones! Es un paso importante para ayudar a su cuerpo a reequilibrar las hormonas y lograr, primero que nada, frenar la acumulación de grasa y, segundo, comenzar a eliminar la grasa corporal en exceso. Mi recomendación principal sería que tome este primer paso en su actividad física como la oportunidad para hacerse el hábito del ejercicio (que es importantísimo para la salud), eligiendo actividades que le gusten y le produzcan placer. Y que recuerde que no es la actividad física lo que le hará adelgazar, ya que de eso se encarga principalmente la alimentación. El deporte no es lo que determina si perderá peso o no, pero sí es lo que le hará sentir mayor motivación, desarrollar más fuerza y resistencia, mayor movilidad y flexibilidad, y además le ayudará a moldear su cuerpo en la medida en que el peso va bajando gracias a su alimentación.

5.- La rutina puede llegar a aburrir. ¿Cómo lograr ser constante en la alimentación y el deporte a la vez?

Es cierto que es complicado, sobre todo cuando en nuestra vida tenemos otras responsabilidades: el trabajo, los niños, la casa… encargarnos de alimentarnos correctamente y de estar activos son tareas que se suman y que muchas veces aumentan nuestros niveles de estrés y fatiga. En este caso es importante priorizar un buen descanso, que también es indispensable para poder adelgazar. Debemos cuidarnos de no sobrecargarnos y no dejar que el exceso de estrés se apodere de nosotros, o terminaremos tirando todo por la borda. Es necesario que encontremos una forma de comer y de ejercitarnos que sea sana y a la vez que nos guste. Nos debe resultar agradable para que podamos mantenernos motivados a hacerlo. En segundo lugar, es importante que lo hagamos de forma práctica y sencilla, acoplada a nuestro ritmo de vida. La mejor manera de transformar la alimentación y el ejercicio en hábitos permanentes es simplificarlos de modo que sea fácil repetirlos.

La motivación y los ánimos iniciales son necesarios para arrancar y, de allí en adelante, el placer de hacerlo y la simplicidad harán que sea fácil mantenerlos en el tiempo. Por último, no olvidar priorizar, ya que probablemente habrá momentos en que quizás no podamos mantener ambas actividades al nivel que esperábamos en un comienzo. En ese caso, simplificar aún más cada hábito (para mantenerlo en un mínimo) y elegir cuidar aquellas actividades o cambios que sabemos que nos resultan más simples y que nos aportan mayores resultados. Si no puedo ir al gimnasio, estar pendiente de moverme durante el día y no pasármela sentado demasiado tiempo. Si no puedo preparar todas las comidas en casa, optar por comidas más simples y por opciones relativamente saludables en el supermercado. Es decir, siempre hay una forma de mantenerse saludable y el truco está en encontrarla, sabiendo que no pasa nada si por algunos días (o semanas) no puedo hacer las cosas a la perfección, porque siempre será posible retomar y optimizar más adelante.

6.- ¿Qué dieta le pondrías a un deportista de élite que va a competir en un campeonato de Artes Marciales dentro de 3 meses?

Depende muchísimo del caso específico. Por ejemplo, depende de si necesita bajar o subir de peso para tener el peso exigido en su categoría, de cómo es su alimentación actual (qué tan saludable, qué proporción de alimentos de origen vegetal y animal, cómo son sus porciones, hidratación), de si requiere modificaciones en función de su estado de salud (toma de suplementos/medicamentos). Además, hay especificidades relativas al entrenamiento que estará realizando. Lo general sería garantizar una buena cantidad de verduras (crudas y cocidas) cada día que le aportarán las vitaminas, minerales y antioxidantes necesarios, un mínimo diario de 1.5 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal (algunos expertos recomiendan cantidades superiores, pero éste es el mínimo para evitar pérdida de la masa muscular), suficiente hidratación, sobre todo durante las horas de entrenamiento (mínimo 1.5 litros de agua pura al día, y 1 litro por cada hora de ejercicio), y al menos tres porciones de grasas saludables al día. La cantidad de carbohidratos se suele modular en función de los requerimientos individuales, y suele haber mayor aporte de carbohidratos en los días de mayor volumen de entrenamiento.

7.- ¿Algún ‘truco’ para adelgazar rápido comiendo lo que nos gusta?

¡Claro que sí! Una de las formas más efectivas para adelgazar rápido es aumentar el consumo de proteínas y de verduras cada día. Esto ayuda a aumentar la sensación de saciedad, disminuye considerablemente los antojos, y optimiza el tránsito intestinal. Al aumentar este tipo de alimentos, y como nos quedamos más llenos con la comida, se hace fácil disminuir el consumo de alimentos ricos en azúcares y almidones que hacen que nuestro cuerpo retenga líquidos y además suelen causar problemas en el balance de la insulina. Y como yo sé que los alimentos ricos en carbohidratos nos gustan mucho, la idea acá sería de evitar comerlos a diario, y solo comerlos un par de veces a la semana, lo necesario para no sentirnos en restricción. Para esto último el secreto está también en encontrar opciones que nos gusten mucho de los tipos de alimentos que más adelgazan (las proteínas, las verduras, las grasas), y es en realidad así como se logra adelgazar comiendo lo que nos gusta 😉

8.- ¿Cuál es la dieta ideal?.

Mucha gente piensa que debería ser una determinada distribución de macronutrientes, o quizás un estilo de alimentación (paleo, vegana…). Pero la evidencia científica muestra que existen varias posibilidades perfectamente saludables en cuento a la cantidad de macronutrientes. Lo que está muy claro es que lo ideal es minimizar el consumo de alimentos industriales / procesados, de azúcar, de aceites refinados, de harinas refinadas, de alcohol. Siguiendo estas pautas, la dieta ideal es aquella que está compuesta por alimentos naturales no refinados: carnes no procesadas, pollo, pavo, pescado, mariscos, huevos, lácteos enteros y naturales (si se les tolera bien), cereales de grano entero (arroz, avena, maíz, quinoa, centeno, espelta), legumbres (garbanzos, lentejas, judías), semillas, aceites vírgenes, y una gran cantidad de verduras y frutas (de preferencia frescas, locales, y de temporada). Estos son todos alimentos ricos en nutrientes, no procesados, y de índice glicémico medio a bajo, que optimizan nuestros niveles hormonales y nos ayudan a mantenernos saludables. Y un cuerpo saludable, es un cuerpo delgado. No olvidar las bebidas: agua pura, tés e infusiones sin endulzar, y café si no produce hiperactividad.

9.- Para finalizar, ¿quieres añadir algo más?

Es indispensable que comencemos a enterarnos de que los alimentos tienen efectos en nuestro organismo: algunos nos ayudan a estar más saludables, otros empeoran nuestra salud y nos hacen daño. Necesitamos conocer esto para ayudarnos a tomar mejores decisiones a la hora de elegir lo que comemos en cada momento. Y necesitamos también entender que nuestro estado de salud actual, así como nuestro peso y nuestro nivel de grasa, son el resultado de nuestros hábitos y decisiones de los últimos años. Esa situación no va a cambiar con una “dieta” de unas cuantas semanas. Si queremos cambiar como luce y cómo nos sentimos en nuestro cuerpo, debemos cambiar nuestros hábitos. Si queremos estar mejor mañana, necesitamos comenzar a decidir mejor hoy. Y no se requiere hacerlo con restricción ni prohibición, sino con consciencia y con poder de decisión.

 

DreamsAvenue recomienda visitar la página de Mª Carmen Grisolía. Puede ir a su Website haciendo click en éste enlace. ¡No dejen de visitarla!.

Me encanta coger el coche y perderme durante horas por carreteras secundarias. Karateka en excedencia, escritor de obras amenas y en ocasiones, desternillantes. Informático 3 en 1 -diseñador, programador, administrador de red-. Padre, marido, taxista familiar. Criptomaníaco convencido.