Autor de las obras de Can Ginebreda

 

DreamsAvenue le agradece a Xicu Cabanyes escultor de las obras del bosque erótico ‘Can Ginebreda’ la atención y decicación que ha tenido para con nosotros, respondiendo amablemente a todas las cuestiones formuladas. Sin más preámbulos, ¡allá vamos!

 

Para quien no le conozca, ¿quién es Xicu Cabanyes?.

Xicu Cabanyes es simplemente un señor que se dedica a hacer lo que le gusta, a hacer esculturas y a mostrarlas al mundo. Porque realizar un trabajo como este para luego tenerlo encerrado en un local donde nadie pueda verlo, la verdad es que no tiene mucho sentido.

 

¿Cómo surgió la idea de crear un bosque de esculturas eróticas?.

Supongo que la idea surgió por cómo está el mundo de las galerías de arte. Cada vez quedan menos y es difícil poder mostrar tus obras. Por eso decidí comprar un bosque y exponerlas entre sus árboles, así todo el mundo que lo desease podría verlas.

Lo de erótico, es por la vida misma, en todos los lugares encontramos erotismo, incluso en la comida, supongo además que ha tenido mucho que ver lo mucho que me gustan las mujeres.

 

¿Ha sentido rechazo por la temática de sus esculturas o en general no ha habido ningún problema e incluso le han apoyado?.

Esto realmente no es algo que me preocupe. Decía el poeta algo así como: “Si al sabio no le gusta, malo, pero si al necio le gusta, peor”. No puedes pensar en las opiniones de los demás. Lo que a unos les gustará, a otros no. Tienes que hacer realmente lo que sientes, lo que te motiva.  Siempre habrá gente que realmente aprecie tu obra, y ya sólo por eso merece la pena mostrarla.

 

Aproximadamente, ¿cuantos/as modelos remunerados o no han participado?. ¿Alguna anécdota destacable?.

No podría decirle un número preciso, pero a lo largo de los años, ha sido mucha la gente que ha participado en la confección de mis esculturas.  Han sido tanto hombres como mujeres, que han venido a mi taller y se han prestado a ello.

Como anécdota, hay muchísimas. Por poner un ejemplo, recuerdo un señor que me preguntó “¿Cuál es el culo de mi mujer?”, a lo que yo le respondí: “yo lo he visto sólo unos instantes, eres tú que lo ves a menudo quien tendría que reconocerlo”.  Como esta, muchas más.

 

P: De todas sus obras, ¿cuál es la niña de sus ojos?, esa que le tiene más aprecio…

Esta es una pregunta difícil de responder. A veces me he encontrado haber realizado una obra que me ha parecido fantástica, insuperable. Al pasar el tiempo, es como si hubiera caducado.  Para mí ha perdido interés. En cambio, otras piezas que en un principio me parecían que no tenían ningún valor, al pasar del tiempo han ido tomando importancia.

 

¿Cuál es su plan de futuro?, ¿piensa seguir ampliando el número de obras?.

Ya soy mayor. Ahora no me preocupo por el futuro, me estoy dedicando a dar sentido a mi obra.  Estoy intentando que las obras que tengo expuestas en mi bosque,  tengan una lectura fácil, que las personas que paseen por él puedan leerlas y entender el sentido del conjunto de una manera sencilla.

Proyectos, siempre tengo. Ahora mismo estoy preparando una acampada para este verano en el bosque, para que puedan venir personas y me ayuden a levantar una escultura de 4 metros que tengo en mente.

Quien quiera acudir a dicha acampada, puede apuntarse en el siguiente e-mail: info@canginebreda.com

 

Para finalizar, ¿tiene algo que añadir?.

Aunque suene pretencioso, he cedido todo esto al ayuntamiento. Deseo que el día que yo falte, todas mis ilusiones y esfuerzos, no se pierdan.  De esta manera la gente podrá seguir visitando mi bosque.

 

Quien realiza la entrevista, se alegra de esta decisión. El bosque está en un enclave extraordinario. La manera en la que está planteado resulta simplemente fantástica. Es una opción diferente para ir a pasar unas cuantas horas caminando entre árboles y sorprendiéndote en cada esquina de las originales esculturas que éste alberga.  Realmente es una opción más que recomendable.

Me encanta coger el coche y perderme durante horas por carreteras secundarias. Karateka en excedencia, escritor de obras amenas y en ocasiones, desternillantes. Informático 3 en 1 -diseñador, programador, administrador de red-. Padre, marido, taxista familiar. Criptomaníaco convencido.