Gastronomía de Cáceres

 

La gastronomía de la provincia de Cáceres emplea productos sencillos que, durante centurias, han formado parte de la subsistencia diaria. Por tanto, las mismas materias primas que utilizaron nuestras abuelas y sus madres, en la cocina familiar, son las que encontraremos hoy en los fogones cacereños; la única diferencia: que actualmente se explica la historia y tradiciones de esos productos y en los fogones se juega con los sabores, texturas y aromas.

Nuestra provincia, ha sido y continúa siendo puntera en la defensa y conservación del cerdo ibérico, desarrollando alrededor de este preciado animal una industria que elabora productos ibéricos de primera calidad y que cuenta con siglos de tradición. Tierra de olivos y de un extraordinario aceite de oliva, singular y con personalidad que se distingue de otros aceites. Terneras, corderos y cabras, aportan carnes y lácteos al recetario cacereño, siendo muy apreciados los quesos de oveja y cabra.

Los vinos de elaboración artesanal de la Sierra de Gata o los de Cañamero y Trujillo, son un rico complemento y acompañante de diferentes platos del recetario. Paralela a esta cocina casera que formaba parte de la dieta diaria, se desarrolla en la provincia un recetario más culto y refinado, hablamos de la cocina conventual, heredada de las Órdenes Militares que da lugar a platos tan famosos como las perdices al modo de Alcántara, guisos de venado o jabalí; recetario cinegético que ha sobrevivido generación tras generación.

Por otra parte, existe una cocina de carácter más selecto que recibimos fundamentalmente de la presencia de Carlos V en Yuste: platos de caza, salazones o el pimentón comienzan su andadura en la provincia gracias al Emperador. Sin duda, Extremadura en general y la provincia de Cáceres en particular, es territorio de cazadores. La caza ha estado presente, desde tiempos prehistóricos, en la vida cotidiana de los hombres como tarea necesaria para la subsistencia. Con el tiempo, la caza mayor y menor se ha convertido en una actividad de ocio, practicada por mayores y jóvenes que cuenta con gran aceptación en nuestra provincia.

Siendo Cáceres poseedora de embalses, charcas y ríos, es habitual también la actividad de la pesca. Peces autóctonos como la tenca, habitante de las charcas, o la trucha, representativa del Valle del Jerte, aportan un variado repertorio de platos. No debemos olvidar los productos silvestres que nos ofrece el medio: setas, higos, espárragos trigueros. Las cerezas del Valle del Jerte, con las que elaborar mermeladas, aguardientes y licores. La miel, presente en muchos postres: floretas, coquillos, roscas de alfajor, etc.

En definitiva, las diferentes culturas que han habitado nuestro territorio han dejado rastro en la arquitectura, la artesanía, el folklore y las costumbres pero también en la gastronomía, permitiendo que nuestra cocina sea diversa y plural.

 

El siguiente fichero PDF no es propiedad de DreamsAvenue.com ni ha colaborado en la creación ni nada relacionado con el mencionado archivo. Así pues, DreamsAvenue.com no puede garantizar la calidad de dicho fichero, ni el contenido del mismo, con lo que el usuario entiende y acepta que DreamsAvenue.com no se hace responsable del posible daño que le pudiere causar el fichero PDF a su equipo. En principio no debería pasarle nada, es una simple guía promocional.


  Entiendo y acepto que NO soy el legítimo propietario y que todos los derechos sobre el PDF corresponden a otra persona y/o entidad.

  Entiendo y acepto que DreamsAvenue.com no tiene responsabilidad alguna del contenido, calidad, ni nada relacionado con el archivo PDF.


Fuente: Patronato de turismo de Cáceres. Foto de Portada: MollySVH

Me encanta coger el coche y perderme durante horas por carreteras secundarias. Karateka en excedencia, escritor de obras amenas y en ocasiones, desternillantes. Informático 3 en 1 -diseñador, programador, administrador de red-. Padre, marido, taxista familiar. Criptomaníaco convencido.