El Ombligo del Mundo

 

Popularmente, Ayers-Rock / Uluru es conocido como “El Ombligo del Mundo”. Existen multitud de teorías sobre la formación rocosa, alguna parece dicha por el Agente Especial Fox Mulder de la serie televisiva ‘Expediente X’, ya que aseguran que el monolito ha sido puesto allí por los extraterrestres. Ayers Rock está en medio de la nada, el lugar más cercano con vida es Alice Spring y sólo tiene un bar, donde grupos musicales de la zona cantan en vivo y como muestra de lo mal que lo hacen les tiran de todo, especialmente cacahuetes.

La primera vez que el hombre blanco divisó el monolito Uluru fue en 1873, concretamente el explorador inglés William Gosse junto al guía afgano Jamran. Decidió cambiar el nombre por el de Ayers Rock, en honor al nombre del primer ministro Australiano (Henry Ayers) en esa época. La ventaja de visitar Ayers Rock, es que el alojamiento es barato, por contra, el viaje es largo y caro.

Lo más impresionante de Ayers Rock es el amanecer y anochecer, con esos cambios de color que ofrece el monolito, dependiendo del ángulo de los rayos del sol. Además, se puede “oir el silencio”, es realmente bello y sobrecogedor. Para finalizar y como dato curioso, dar la vuelta completa al perímetro del monolito se tarda aproximadamente 1 hora andando.

El clima en Ayers Rock (Uluru) es brutal. La temperatura máxima puede llegar a los 47ºC en diciembre (recuerde, Australia está en el hemisferio sur), aunque la media anual de temperatura máxima se sitúa en los 30ºC. Respecto a las mínimas, en julio se alcanzan los -3,7ºC, pero la media anual de temperatura mínima es de 14ºC. Apenas caen 300 mm de precipitaciones anualmente, siendo de noviembre a marzo la época más lluviosa, pero ojo, apenas caen 40mm cada uno de esos meses, tampoco es como para tirar cohetes.

Me encanta coger el coche y perderme durante horas por carreteras secundarias. Karateka en excedencia, escritor de obras amenas y en ocasiones, desternillantes. Informático 3 en 1 -diseñador, programador, administrador de red-. Padre, marido, taxista familiar. Criptomaníaco convencido.