Jungfrau, un paseo en tren por los Alpes

 

Jungfraubahn es la estación de tren situada a más altura de toda Europa, concretamente la encontraremos en Jungfraujoch, en los Alpes suizos, junto a los cantones de Valais y Berna, dentro del área protegida de Jungfrau-Aletsch, una zona que abarca montañas, glaciares y valles, los cuales forman parte del Patrimonio de La Humanidad por la UNESCO desde el 13 de diciembre de 2001.

El tren-cremallera recorre prácticamente todo el trayecto por el túnel existente entre los picos Eiger de 3.970 m. y el Mönch con 4.107 metros de altitud. En el centro del túnel hay dos estaciones en la cual los pasajeros pueden apearse y contemplar el espectacular paisaje de los alrededores, por una especie de ventanas existentes en la ladera de la montaña.

En Grindelwald, los amantes de la naturaleza y deportes de aventura disfrutarán de lo lindo. Debido a sus tiendas, hoteles, campo de golf, minigolf, discotecas y restaurantes entre otros. Si uno es previsor, no deberíamos tener problemas para encontrar una habitación de hotel donde dormir. El paisaje que se puede contemplar desde la localidad es de escándalo; glaciares, valles e impresionantes montañas nos deleitarán la vista hasta decir basta.

Los amantes del esquí tienen más de 200 kilómetros de pistas en plenos Alpes Berneses. Tenga en cuenta que la zona es un punto turístico importante y es igual en la época del año que uno la visite, siempre encontraremos turistas sacando humo a sus cámaras de fotos. En la zona y alrededores, aparte de lo ya mencionado, podemos hacer unas rutas turísticas en bus o tren. Las más destacadas son las siguientes:

 

Glaciar Express. Tren turístico que desde 1930 une varias localidades del cantón suizo de Valais. Los vagones han sido totalmente renovados y modernizados.

Bernina Express. Es un tren que cruza los Alpes de norte a sur, llegando a subir a una altura máxima de 2253 metros. Se requiere los documentos en regla para entrar en Italia.

Autobús Express. De la ‘Ruta de Napoleón’, la ruta comienza en Domodossola (Italia) y finaliza en el Glaciar de Allalin, en el cantón de Valais.

Jungfrau, Suiza

 

Las personas interesadas en coger el tren-cremallera, deberán acercarse al pequeño pueblo de Grindelwald de unos 4.000 habitantes, en el distrito de Interlaken y que da nombre al pueblecito 5.500 habitantes. En ambas localidades, la lengua que se usa es el alemán, (uno de los cuatro idiomas oficiales de Suiza), con lo que se hace indispensable en hablar inglés o alemán para no tener problemas a la hora de hacernos entender.

Recuerde ir bien abrigado, porque en los Alpes Suizos lo más normal es morirse de frío. Si decide acercarse al cantón de Friburgo, tenga en cuenta que es donde se fabrica el queso Gruyère. Ya puestos, no se olvide del famoso chocolate suizo, toda una delicia para el paladar.

Me encanta coger el coche y perderme durante horas por carreteras secundarias. Karateka en excedencia, escritor de obras amenas y en ocasiones, desternillantes. Informático 3 en 1 -diseñador, programador, administrador de red-. Padre, marido, taxista familiar. Criptomaníaco convencido.