Más cerca del paraíso

 

La isla de Bali se encuentra situada entre el sureste asiático y Oceanía, perteneciente a la república de Indonesia. El clima en Bali es ecuatorial, la temperatura media ronda los 20º C y durante el año no suele hacer apenas frío. Para viajar a Bali, es mejor no llevar mucho dinero en la moneda local, la rupia, ya que se se puede devaluar literalmente, de un día para otro, por ello se recomienda llevar dólares estadounidenses.

Durante todo el año está presente la lluvia, aunque de abril a octubre suele dar un respiro el temporal y se puede decir que entre esos meses es la temporada seca. La religión de los habitantes de Bali es casi al 100% hindú, aunque en el norte viven unos pocos cristianos y musulmanes.

La isla de Bali al estar tan cerca de Australia, se convierte en un lugar casi de obligada visita para los australianos y destino donde escaparse para desconectar del día a día, cogiendo unas vacaciones en condiciones o incluso unos pocos días de relax.

Para evitar el encontrarse Bali invadida de turistas, deberá no escoger viajar de mayo a agosto y en navidad especialmente, son temporada alta dichos meses.

Bali está considerado como el lugar más paradisíaco que existe y no sólo por sus largas e impresionantes playas o por ser un lugar donde los amantes del surf disfrutan al máximo, ni por sus amables gentes y bellos paisajes, es una mezcla de todo ello.

Si usted es de los que quieren disfrutar de las playas de Bali, deberá llevar lo típico: protección solar, repelente de insectos, camisetas, etc. Si es de los que les gusta el surf, sepa que el mejor lugar para practicarlo es Ulu Watu. Debe ir bien equipado, no se olvide del botiquín de primeros auxilios, ya que el coral y los erizos de la zona pueden hacernos unos bonitos cortes.

Antes de salir hacia Bali consulte con su médico, ya que en la isla el cólera, la hepatitis e incluso la malaria no son para nada desconocidas, aunque la malaria sólo la encontraremos si nos salimos de los típicos lugares turísticos. Tenga cuidado con la rabia, ya que está muy extendida. No coma fruta sin piel, ni verduras, pescado sin cocinar, ni beba agua del grifo si no queremos tener problemas estomacales.

Los turistas más ambiciosos, aquellos que no quieran lo típico y busquen lugares casi vírgenes, deberán salirse de lo típico, allá donde la masa va instintivamente. La capital cultural de Bali es Ubud, cerca de la localidad de Denpasar, donde podremos ver ejemplos de la pintura, escultura, danza y arquitectura balinesa. En Ubud podemos darnos unos paseos por los alrededores, caminos que conducen a arrozales atravesando espesos bosques. Uno de esos bosques es el del sagrado mono, que encontraremos en Sangoh. No se asuste si a los monos les da por saltar a sus hombros, es algo habitual. Si quiere deshacerse de los monos, sólo tiene que hacerles caso de forma educada. Para alojarse cerca de Ubud, tendremos multitud de lugares donde hacerlo, pero eso sí, no esperen nada sofisticado, más bien son sitios humildes y simples.

El clima en Bali es tropical monzónico, con dos estaciones diferenciadas, por un lado de octubre a marzo es la Estación lluviosa, y el resto de los meses apenas caen precipitaciones. La temperatura media es de 20ºC de mínima y 33ºC de máxima, obviamente cuanto a más altura estemos, más frío tendremos.

Me encanta coger el coche y perderme durante horas por carreteras secundarias. Karateka en excedencia, escritor de obras amenas y en ocasiones, desternillantes. Informático 3 en 1 -diseñador, programador, administrador de red-. Padre, marido, taxista familiar. Criptomaníaco convencido.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of