Más de lo que imagina

 

Cabo Verde es un archipiélago formado por diez islas, situado en el océano atlántico, frente a las costas africanas de Senegal. Hasta el siglo XV las islas estabas deshabitadas, siendo en esa época cuando los portugueses las descubrieron y las utilizaron como centro de trata de esclavos. Hoy en día, la inmensa mayoría de los habitantes de Cabo Verde descienden de ambas clases, colonizadores y esclavos.

El medio millón de habitantes que tiene Cabo Verde, vive en uno de los países más pobres actualmente. Como idioma oficial tienen el portugués y el tipo de gobierno, pasa por ser una democracia parlamentaria. Turísticamente, la gran mayoría de las agencias de viaje se centran en la Isla de San Vicente, Isla de Sal e Isla de Santiago. Estas dos últimas son las únicas que tienen aeropuertos internacionales de todo Cabo Verde.

La capital de la isla de São Vicente es Mindelo, tiene 70.000 habitantes y es la segunda ciudad más grande del país.

Para llegar a la isla de São Vicente, hay que aterrizar en la isla de Sal, cuyo paisaje desolador te deja marcado, la estampa desértica y rocosa ha dado pie a una ¿leyenda?, que dice que el alunizaje de Neil Armstrong se grabó allí, suponiendo que la llegada a la luna fuera una farsa. De la isla de Sal a San Vicente, hay que coger unos pequeños aviones de aproximadamente 50 pasajeros, el cual viaja entre las islas de Cabo Verde. La apariencia frágil de esos aviones puede hacer que uno tenga miedo, pero en realidad no hay motivo para la preocupación, ya que el viaje transcurre con total normalidad.

En la isla de São Vicente no hay gran cosa que ver, pero el pasear por sus calles, la amabilidad de sus gentes humildes y la calidad de sus playas, hace que el viaje merezca la pena. Alojarse en São Vicente no es caro, la calidad del hotel va acorde al precio, aunque si queremos regatear algo, deberemos hablar con el director del hotel e intentarle colar un bonito cuento, a veces cuela y te rebajan un poco el precio, pero ya digo que no se pasan con los precios.

En cuanto a la vida nocturna de S. Vicente, hay mucha animación, las discotecas, pese a no ser demasiadas, están llenas de gente del país y de turistas. Hay discotecas específicas para ‘caboverdianos’ en los que cualquiera puede entrar, pero en el que la música es la que les gusta a ellos, es la llamada ‘música morna’, que dicho sea de paso, es un espectáculo cuasi obligado de ver, más, si estamos en la ciudad más animada de Cabo Verde, Mindelo.

Cabo Verde
Foto: Adrião, Wikimedia.

En la isla de Sal, lo que más destaca es su paisaje lunar. La arena blanca de sus playas, las cuales están muy limpias y el continuo viento que sopla, hace que la isla de Sal sea un lugar de encuentro de los amantes del surf, windsurf, y buceo entre otros. Tenga en cuenta que en la isla de Sal y en todo Cabo Verde, la palabra ‘stress’ no la conocen, tómeselo con calma, disfrute cada minuto y no tenga prisa.

La mejor época para viajar si buscamos sol, es de octubre a mayo. Si quiere practicar deportes como el surf y windsurf, los mejores meses son de diciembre a febrero.

Debido al aumento de la delincuencia, se recomienda no salir solo por la noche en Praia o Mindelo, ya que le pueden robar. De la misma forma, tenga cuidado con las olas del mar, con frecuencia suelen golpear con fuerza.

Las fiestas más populares son en febrero (carnavales en Mindelo); a finales de abril, en Fogo es la fiesta de las bandeiras; los días 3 y 4 de mayo se celebra la fiesta de la abolición de la esclavitud; el 5 de julio la independencia del país; a finales de agosto se celebra el festival de música de Baia das Gatas (São Vicente) y el 12 de septiembre, fiesta nacional.

En lo referente a la salud, existe un riesgo mínimo de contraer la fiebre amarilla. Para visitar São Tiago, hay que estar vacunado contra el paludismo en la medida que sea posible, spray antimosquitos, mosquiteras, etc.

El clima Es seco y caluroso, con una temperatura media de 24ºC. Las islas que componen Cabo Verde son de origen volcánico e incluso en la isla de Fogo hay un volcán activo actualmente. Debido a ello, la vegetación es escasa. En Enero y Febrero Cabo Verde sufre tempestades que provienen del Sahara, y por si esto fuera poco, lleva tres décadas sin llover en el archipiélago.

Me encanta coger el coche y perderme durante horas por carreteras secundarias. Karateka en excedencia, escritor de obras amenas y en ocasiones, desternillantes. Informático 3 en 1 -diseñador, programador, administrador de red-. Padre, marido, taxista familiar. Criptomaníaco convencido.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of