Destino por conocer

 

Bulgaria es un país que se encuentra situado en el sudeste de Europa, siendo miembro de pleno derecho de la Unión Europea desde 2007. Limita con Rumania al norte, al sur con Turquía y Grecia, al este con Macedonia y el mar negro, al oeste con Serbia y Armenia. En Bulgaria son unos 7 millones ochocientos mil habitantes, (ocupando una superficie similar al tamaño de Cuba) siendo Sofía la ciudad más grande y capital del país.

El idioma oficial de Bulgaria es el búlgaro, aunque es fácil encontrarse personas que hablen inglés. Los carteles están en cirílico y si alguien asiente con la cabeza, lo que sería un sí, moviendo la cabeza de arriba a abajo en España, allí es todo lo contrario y significa ‘no’, es una costumbre a la que tardas en hacerte con ella. Como suele ocurrir en mayor o menor medida en otros lugares, aquí cuando un extranjero te pregunta dónde se encuentra un lugar específico, te envían en dirección contraria. Se deben creer súper simpáticos.

Debido a la calidad de vida de los búlgaros, para un español con ingresos medios puede hacer muchas cosas en Bulgaria. Los precios son baratos, la comida excelente, sus gentes amables y hay mucho que ver. No todo es color de rosa, al país le cuesta arrancar, ya que hace 2 décadas que ha salido del comunismo y todavía no se ha hecho al nuevo estilo de vida. Hay oficios en los que al final de mes cobran el equivalente a 50€. Las carreteras están muchas de ellas deterioradas y algunas todavía sin asfaltar.

La ciudad más antigua de Bulgaria y tercera del mundo es Sofía, cuya historia se remonta a más de 7.000 años. Dicha ciudad se encuentra ubicada a los pies del monte ‘Vitosha’, está a 550 metros sobre el nivel del mar, tiene cerca de millón y medio de habitantes y muchos lugares interesantes que visitar.

Bulgaria

Uno de los lugares que no debe perderse, es ‘La Catedral San Alejandro Nevski’ [foto 10], creada en honor a los rusos caídos durante la liberación de Bulgaria del Imperio Turco, en el siglo XVIII, concretamente en 1877-1878. La Catedral, es el mayor exponente de la arquitectura ortodoxa, en la cual caben 5.000 personas. Ocupa un área de 3200 metros cuadrados, mide 72x42x52 [largo, ancho, alto], siendo una de las mayores catedrales cristianas ortodoxas del mundo. La Catedral fue nombrada ‘Monumento de la Cultura’ en 1924. Otros lugares religiosos de la ciudad son: La Sinagoga de Sofía, La Iglesia de Boyana o La Iglesia de San Jorge, la cual data del siglo IV.

Si le gusta ir de compras, hay 2 mercados principales, el primero llamado ‘Lianchi’, es muy grande y regatear es lo habitual. El otro es el mercado ruso, donde se venden objetos antiquísimos y muchos de ellos militares, tales como: puñales, armas, trajes, cascos, etc.

En lo referente a la vida nocturna, existen infinidad de discotecas con mujeres muy guapas bailando, moviendo sus cuerpos al ritmo de la música. También hay clubs donde se hacen espectáculos eróticos cada noche, nada de mal gusto.

El clima en Bulgaria es variado, ya que está en un intermedio entre el Mediterráneo y las masas de aire continental, y la muralla física que forman las montañas. El norte del país es 1ºC más frío y caen 200mm de precipitaciones más que en el sur. Las temperaturas cambian bastante de una estación a otra, ya que su récord de temperatura mínima más baja registrada es de -38ºC. Por contra, la temperatura más alta de la que hay constancia es de algo más de 45ºC. El promedio de lluvia es de 630mm anuales, pero llegan hasta los 2500mm en las montañas. En invierno nieva copiosamente, así que si pretende visitar Bulgaria en esa estación del año, vaya bien abrigado.

No deje de visitar los alrededores de Sofía, hay ciudades muy bonitas, como Velico Turnovo o Plovdiv. Ah, vaya tranquilo/a Bulgaria no es tan inseguro como dicen, de hecho, Sofía, la capital es muy segura.

Me encanta coger el coche y perderme durante horas por carreteras secundarias. Karateka en excedencia, escritor de obras amenas y en ocasiones, desternillantes. Informático 3 en 1 -diseñador, programador, administrador de red-. Padre, marido, taxista familiar. Criptomaníaco convencido.