Cuba, mucho más que sol y playa

 

La República de Cuba se encuentra ubicada en un archipiélago en el Caribe. Con una extensión de 111 mil km. cuadrados, sus algo más de seis mil km. de costas permiten  tener alrededor de 600 playas.  Su extensión de este a oeste es de 1.200 km. y además de la propia isla de Cuba, también agrupa a la Isla de la Juventud y unos cuatro mil islotes y cayos.

Geográficamente,  más de la mitad del territorio son llanuras. Su pico más alto, el Turquino, roza los dos mil metros de altura, se queda en 1974 m. La cuarta parte del país son bosques, donde podremos encontrar 14 Parques Nacionales y diversas áreas protegidas. Debido a la composición de sus rocas, existen más de 20 mil cuevas, todo un tesoro para el que le guste el mundo subterráneo.

Si usted busca turismo de sol y playa, encontrará sitios excelentes donde relajarse, bañarse y lucir cuerpo si lo desea, en playas blancas de arena fina y aguas turquesa. Además, el senderismo, turismo rural, buceo, cicloturismo, observación de aves y pesca deportiva, por poner unos ejemplos, son opciones para disfrutar de la naturaleza. No obstante, dispone así mismo de oferta cultural, balnearios, campos de golf o perderse por las ciudades con encanto, llenas de callejuelas que nos transportarán a otra época, donde sus coches de los años ’50 darán ese toque retro y genial que tanto gusta.

Las principales ciudades cubanas son las que a continuación se enumeran:

La Habana. Capital del país. 2,2 millones de habitantes.

Santiago de Cuba. Ronda el medio millón, es la segunda gran ciudad cubana.

Camagüey. Cuyo casco histórico es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Tiene algo más de trescientos mil habitantes.

Cuba es un destino mundialmente conocido, algo más de 2 millones de turistas anuales la visitan deseosos de disfrutar de sus espectaculares playas, mucha fiesta y recorrer las calles de la Capital, La Habana, aunque seguro que habrá quien viaje por otros motivos. Si decide embarcarse hacia Cuba, no debería dejar de visitar lo siguiente:

 

El Malecón de La Habana. Es una larga avenida de ocho kilómetros, en la que un muro rodea toda la costa norte de la ciudad. Se comenzó a construir en 1901 y se finalizó en 1952.

Museo de la Revolución, La Habana. De diseño imponente, trata sobre la historia de Cuba. Reúne más de 9.000 piezas de distintas etapas de la lucha cubana.

Capitolio Nacional, La Habana. De peculiar diseño, es el sitio más visitado de la ciudad. Data de 1930, es uno de los seis palacios más relevantes del mundo según algunos expertos.

Castillo del Morro, La Habana. Otro símbolo de la ciudad. Data de finales del siglo XVI. Es una fortificación a la que se ha convertido sus salas en galerías de arte. Dentro de la fortificación hay un faro, el cual dirige la navegación.

Catedral Ortodoxa ‘Nuestra Señora de Kazán’. Ubicada en La Habana, fue diseñada por Alexei Voronsov (ruso), y tiene capacidad para 500 personas.

Calle Obispo, La Habana. Bonita calle del centro histórico, siempre repleta de gente visitando las tiendas de ‘Mango’, ‘Adidas’, ‘Óscar de la Renta’, etc. Los edificios de estilo colonial son elegantes y en algunos casos han sido restaurados, conviven con otros edificios del llamado art nouveau.

Varadero. Situada en la península de Hicacos, en la provincia de Matanzas, con sus mundialmente conocidas playas, las cuales tienen una anchura de entre 800 y 1200 metros y una longitud de algo más de 20 kilómetros.

Cienfuegos. También conocida como ‘La Perla del Sur’. El centro histórico fue declarado en 2005 como ‘Patrimonio de la Humanidad’ por la UNESCO. La ciudad cuenta con 200.000 habitantes y algunos lugares de interés, como son: el jardín botánico, el parque ‘José Martí’, o ‘La Fortaleza de Nuestra Señora de los Ángeles de Jagua’, de mediados del siglo XVIII.

 
Cuba es un país de primer orden en cuando al turismo se refiere. Los hay que van a visitar las calles de La Habana, otros a disfrutar de sus playas y otros en busca de darle una alegría a su cuerpo. Sea como fuere, siga estos consejos: No se olviden del pasaporte, visado y carné de conducir, si tienen pensado alquilar algún coche. No se fíe de que acepten tarjeta de crédito, en algunos comercios y cadenas de grandes tiendas sí, pero deberá llevar dinero en efectivo para evitar sorpresas. Sobra decir que el dinero ha de ser cambiado en un banco, no en la calle.

La gente es muy abierta y campechana. No dude en acercarse a ellos y compartir una conversación o simplemente oir sus historias, vamos, como si fueran amigos suyos de toda la vida. Cosas negativas encontrará las que quiera, pobreza, gente pidiendo en todos lados, personas que venden sus cuerpos por menos de nada, etc. Pero en general, merece bastante la pena visitar Cuba. Algunos vehículos son reliquias rodantes, coches de hace 50 años.

El clima en la isla tiende a ser de temperaturas altas, siendo en la llanura de 24ºC de media anual y entorno a 34ºC en las costas orientales. Los meses de invierno (noviembre a abril) son los ‘más fríos’ y de mayo a octubre los más calurosos.

Me encanta coger el coche y perderme durante horas por carreteras secundarias. Karateka en excedencia, escritor de obras amenas y en ocasiones, desternillantes. Informático 3 en 1 -diseñador, programador, administrador de red-. Padre, marido, taxista familiar. Criptomaníaco convencido.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of