Suiza, en plena naturaleza

 

La Confederación Helvética es un país ubicado en pleno corazón de Europa, no tiene salida al mar y tampoco forma parte de la Unión Europea. Sus vecinos son: Francia al oeste, Alemania al norte, Liechtenstein y Austria al este e Italia al sur. La población roza los siete millones ochocientos mil habitantes, de los cuales ciento veinte mil viven en la Capital, Berna, aunque la ciudad más poblada con cuatrocientos mil habitantes es Zúrich.

Suiza en un lugar en el que geográficamente hay tres zonas bien diferenciadas. Por un lado, tenemos la cadena montañosa Jura al norte, cuyo pico más alto no llega a los mil ochocientos metros, hay varios lagos y es una zona ideal para los amantes de la naturaleza y deportes de montaña. En el centro encontraremos la meseta, está entre 400 y 600 metros sobre el nivel del mar y es la zona de Suiza más habitada. Al sur están los Alpes, cuya cordillera ocupa dos tercios de todo el territorio suizo, siendo frecuente ver montañas que superan los cuatro mil metros de altura.

Turísticamente, Suiza tiene una gran variedad de lugares que visitar, algunos de ellos son los siguientes:

 

Rheinfall. Son las cataratas más grandes que se pueden encontrar en Europa. Están situadas en la población de Schaffhausen, en la frontera norte Suiza-Alemania.

Château de Chillon. De forma oblonga (más largo que ancho) se encuentra situado en la comarca de Veytaux, a orillas del lago Leman. El Castillo data del siglo XIII, está en un lugar privilegiado, es una de las atracciones turísticas importantes en Suiza y como curiosidad, las salas del castillo le sirvieron a Lord Byron (poeta inglés) como inspiración.

Lago Leman. También conocido como ‘Lago de Ginebra’, es el lago más grande de toda la Europa Occidental. Está situado en el sudoeste de Suiza y el este de Francia, teniendo forma de ‘Delfín saltando hacia la derecha’, abarca las localidades suizas de Ginebra, Nyon, Rolle y Lausanne entre otras, y de El Castillo de Chillon, Messery y Evian por nombrar algunas localidades francesas. El lago genera un microclima y en invierno las temperaturas son templadas, pero en verano refresca un poquillo. Para hacerse una idea, cerca de 20.000 embarcaciones navegan a diario por el lago, unas lo hace por ocio y otras se dedican a la pesca y transporte.

Las ciudades recomendadas para visitar en Suiza son: Ginebra, Zúrich, Lausanne, Basilea y la capital, Berna. Ninguna de ellas está especialmente poblada, nos referimos a que no encontraremos ciudades que sobrepasen el medio millón de habitantes, Zúrich es lo que más se le acerca, con 400 mil habitantes. Sea como fuere, la lista de lo que no debemos dejar de visitar es la siguiente:

 

Basilea. Una ciudad con 170 mil habitantes, de aspecto serio pero con mucho movimiento en sus calles. Está al norte de Suiza, en un punto estratégico, haciendo frontera con Francia y Alemania a la vez. Tiene una veintena de museos, y en su Catedral se encuentra la tumba de Erasmo de Rotterdam, oriundo de Basilea.

Laussane. Con una población de 125 mil habitantes, destaca el Palacio Rumine, La Catedral, El Museo Olímpico y El Castillo Medieval de Ouchy entre otros. Bañada por el lago Leman, tiene unas vistas envidiable a Los Alpes.

Ginebra. Ciudad ubicada en el extremo occidental de Suiza, fronteriza con Francia. Destacan sus numerosos museos, los parques de la ciudad y el Monumento a los Reformadores, construido sobre una muralla del siglo XVI y ubicado en el Parque de los Bastiones. También es interesante su casco antiguo, así como la Catedral de San Pedro, del siglo XII. No es mala idea el darse un paseo por el Lago Leman en una de las lanchas que continuamente están recorriéndolo, seguro que no se arrepiente.

Zúrich / Zürich. Tiene mucho que ofrecer. El jardín botánico, la Catedral de Grossmünster (es el símbolo de la ciudad) o el casco antiguo, son los lugares que no debe dejar de visitar.

 

Si va a viajar a Suiza, tenga en cuenta que su nivel de vida es más elevado de la media europea, lo que se traduce en precios más caros en prácticamente todo. Aún así, merece la pena visitar sus ciudades, conocer a sus gentes y disfrutar de su gastronomía.

El clima en Suiza se diferencia en tres zonas: Los Alpes al sur, la meseta en el centro y las montañas de Jura al norte. Los Alpes ocupan tres quintas partes del territorio total, van desde el centro al sur. Las temperaturas en las montañas son muy frías durante todo el año, obviamente más en invierno, estación en la que la nieve es la auténtica protagonista. En el sur hace un clima suave, casi mediterráneo, con veranos calurosos y húmedos, intercalados con algún que otro día de lluvia.

Me encanta coger el coche y perderme durante horas por carreteras secundarias. Karateka en excedencia, escritor de obras amenas y en ocasiones, desternillantes. Informático 3 en 1 -diseñador, programador, administrador de red-. Padre, marido, taxista familiar. Criptomaníaco convencido.