Cliff of Moher

 

Los acantilados de Moher (Cliff of Moher en inglés y en gaélico Irlandés ‘Aillte an Mhothair’, literalmente: ‘los acantilados de la ruina’), se encuentran ubicados en el condado de Clare, cerca de Doolin, en Irlanda.

La experiencia de visitar los acantilados de Moher es única, y ello es así por multitud de motivos. Para llegar a la zona desde Dublín, hay que recorrer unos 200 kilómetros por una carretera estrecha y en no muy buen estado, tardaremos unas 6 horas aproximadamente. Además, el hecho de que conducen por el lado contrario al que estamos acostumbrados, hace que el viaje sea más peculiar.

El paisaje vale la pena, los acantilados en el punto más alto tienen 210 metros de altura y su extensión es alrededor de 8 kilómetros. Hay que tener cuidado con el fuerte y frio viento, es habitual ver como los coches aparcados ‘botan’ y saltan las alarmas de los mismos.

Respecto al parking, cuando está abierto costaba cerca de 10 hace uno pocos años, tan sólo por dejarlo en una explanada vigilada. El aparcamiento en sí, se encuentra en la mitad del recorrido de los acantilados, cerca de la torre O’Brien (O’Brien’s Tower), que pasa por ser una torre circular de piedra construida a principios del siglo XIX, concretamente en 1835.

Los acantilados de Moher están considerados los más bonitos de Europa. Se puede recorrer todo el trayecto de los acantilados por un sendero que hay, pero ojo, que no tiene protección alguna y da bastante vértigo si te acercas demasiado.

La Torre O’Brien es muy visitada, el horario de apertura es de 9:00h a 17:00h de noviembre a febrero. octubre y marzo de 9:00h a 18:00h y según llega el verano, el horario se amplía. La Torre se abre sólo si hace buen tiempo. Su aforo es limitado.

El clima en El Condado de Clare es fresco y no demasiado lluvioso. Las media de temperatura máxima anual es de 13.5ºC, sin que ningún mes alcance los 20ºC. La temperatura más baja de media anual se quedan en 6.7ºC,  siendo Julio el mes más ‘caluroso’, al igual que pasaba con las máximas. En resumen, durante todo el año no se alcanzan los 20ºC, ni tampoco se llega a estar bajo cero. Las precipitaciones son de 980 mm.  anuales, siendo de marzo a junio cuando menos llueve. Respecto al resto de meses, alrededor de un 40% menos de lluvia.

La única pega que se le puede poner, es el tiempo gris que suele hacer, aunque es la tónica habitual de Irlanda y ello no debe frenar las intenciones de conocer el lugar. Si puede escoger, se recomienda que visiten los acantilados en el mes de mayo, ya que la estampa de los acantilados con el océano atlántico al fondo, el día gris, la naturaleza en su máximo esplendor, la tranquilidad y el viento, es como si nos transportásemos a otra época.

Como curiosidad, los acantilados de Moher aparecen en la película rodada en 1987 ‘The Princess Bride’, traducida en España como ‘La Princesa Prometida’.

Me encanta coger el coche y perderme durante horas por carreteras secundarias. Karateka en excedencia, escritor de obras amenas y en ocasiones, desternillantes. Informático 3 en 1 -diseñador, programador, administrador de red-. Padre, marido, taxista familiar. Criptomaníaco convencido.